Opinión

La madurez de Skins

skins fire pure rise season 7

Skins regresaba el pasado 1 de julio para su despedida final. En marzo de 2012 nos enterábamos de que la serie británica era cancelada a tan solo tres episodios del final de la sexta temporada. No todo fueron malas noticias, se emitirían en 2013 tres episodios especiales (podéis leer la crítica aquí), uno por cada generación, para dar cierre a las historias de los personajes más emblemáticos; Effy Stonem (Kaya Scoledario) la femme fatale, la excéntrica y solitaria Cassie Ainsworth (Hannah Murray) y el problemático Cook (Jack O’Connel) y así dar por finalizada una de las series inglesas con más éxito en los últimos años. La noticia ponía fin a los rumores acerca de una película en la que se mezclarían generaciones.

Skins creada por Bryan Elsley y Jamie Brittain en 2007 no está dentro del drama teen genérico, su intención no es contar una historia dentro de ciertos parámetros de este género y se aleja bastante del simple estereotipo y del discurso fácil y cursi de otras míticas series de adolescentes como Popular o Dawson Creek. El papel de la televisión en la transmisión de la representación de lo jóvenes cambió definitivamente con Skins. Cierto es que a veces podía ser interpretada como una visión desfasada y surrealista de lo que es el mundo adolescente pero entre todas estas escenas de inverosimilitud parcial, cada una de las historias, cada uno de los personajes consiguió transmitir emociones y conectar con el público. Desde una actitud de exceso y de autodestrucción se distanció de una realidad lógica pero retrató con gran acierto la esencia de una generación perdida y desconcertada, refugiada en el alcohol y las drogas, con un viaje de ida sin un mapa para continuar, culpando a los padres de sus errores y su falta de cariño, deambulando entre tanta libertad y con un futuro claroscuro.

skins fire kaya scoledario effy stonem

Todos recordamos a las tres generaciones, porque de alguna forma nos identificamos con algún personaje. En esta etapa de cambios vertiginosos y llena de experimentación, decepciones, crisis de identidad, sexo, primeros amores  y fiestas, muchas fiestas. Conocimos a Tony Stonen, el antihéroe de esta primera entrega, un chico guapo y popular que manipulaba de una forma cruel a sus amigos y compañeros con arrogancia y superioridad, acompañado de su novia Michelle, una chica llena de inseguridades y de su amigo Sid, un chico tímido con baja autotestima. Le seguían el hedonista con ideas suicidas y siempre drogado Chris, la mirada perdida y la anorexia de Cassie y la talentosa Jal. En la segunda generación nos eclipsó Effy protagonista de los momentos más poéticos e intrigantes, Effy tan enigmática y escurridiza nos condujo por los relatos individuales de esta generación de Skins; Cook, Effy, Emily, Naomi o esa historia de amor con Freddie y JJ.

Hubo tramas que al final resultaron ser decepcionantes, personajes con finales trágicos, un tanto gratuitos e incluso insultantes, pero Skins continúo con un nuevo elenco de jóvenes adolescentes con más problemas; familias desestructuradas, autismo hasta depresiones psicóticas. Superaron o empataron con sus predecesores de Bristol y lograron crear nuevos personajes de la nada sin que echáramos de menos a los antiguos. La última generación estaba encabezada por Franky (Dakota Blue Richards) y Mini (Freya Mayor). Renovaron el esquema drámatico pero pierdo puntos, no hubo el mismo talento y la serie resultó menos interés.

Sin embargo, Skins vuelve con una temporada especial. Atrás queda la anarquía de unos adolescentes descontrolados que conocimos en seis temporadas. Hay una desconexión en el estilo y la historia, parece otra serie. Skins Fire, los dos primeros capítulos dedicados a Effy, toman otro rumbo, más tranquilo, más reflexivo, menos bestia y más consciente del ritmo frenético de los años de antaño.

skins pure cassie ansieworth hannah murray

En un cambio de suerte, Effy tiene un trabajo de oficina en la concurrida City de Londres, mientras que, a su compañera de piso Naomi (Lily Loveless) le resulta imposible adaptarse a la vida adulta y todavía sigue entretenida en sus días de alcohol y fiestas nocturnas. El lado salvaje y rebelde de la nueva gurú de las finanzas renace a pesar de haber reconducido su vida y el resultado es un final de auténtica espiral descendente junto a su jefe Jack interpretado por Kayvan Novak  y Dom (Craig Roberts), el ingenuo analista financiero y amigo de Effy . En Skins Pure nos presentan a Cassie trabajando de camarera y siendo acosada por un fotógrafo misterio que publica sus fotos en Internet pero aquí tampoco hay respuestas de su pasado, qué paso en su estancia en New York tras la muerte de Chris o con su relación con Sid.

La impresión es que Skins Fire y Pure no representa la identidad inicial de la serie ni complace a los fans de reencontrarse con los personajes más emblemáticos. Evitando cualquier referencia al pasado y haciendo una elipsis total de su vida anterior, la sensación es la de un segundo final vacilante con cierta superficialidad y totalmente incompleto. Skins ya transmitió muy bien el mensaje durante seis temporadas de ser joven y rebelarse ante las reglas establecidas en el siglo XXI y por tanto la decisión de hacer una temporada especial ha sido arriesgada. Quizás no era necesario hacer un epílogo de estos personajes y lo mejor hubiera sido recordar Skins como la serie que exploraba la vida adolescente en un esfera de pequeñas batallas emocionales y miserias a ritmo de desenfreno y fatalidad y que no estaba interesada en hacerse mayor más allá de su llegada a la edad adulta. O quizás como una temporada totalmente independiente y que la vuelta de Skins era eso, un nuevo concepto cambiando puntos de vista y tono y y no sólo madurez de personajes.

Skins llega a su final definitivo y el lunes se emite en E4 el primero de los dos capítulos de Skins Rise.

Podéis seguirnos en Twitter @Cineseriefilas 

 

Anuncios

1 thought on “La madurez de Skins”

  1. identificada con la mayoría, enamorada de la serie. Con tan solo 15 años, me emociono, río,lloro y todo lo demás. Un poco triste por encontrarlos tan tarde, en esta etapa de su vida que ya no es la misma, pero muy contenta y feliz. Lo que Skins está generando en mí, no lo logró ninguna serie es algo raro pero md gusta. Ojalá pasen la serie por la Televisión aun que no lo creo, ya pasaron muchos años de que fue emitida. Soy Argentina, tengo 15 años de Buenos Aires y la verdad enamorada de mi serie, con la cual me identifico siempre, y nunca voy a olvidar. Voh por la 5ta temporada, por el capítulo de Rich, volvería a verlos una y otra ves. Amor por ustedes pero mas que nada por mis Skins favoritos :Tony, Chelle,Jal,Crish,Sid,Cassie,Effy,Maxxie y Andwar. Mi favorite skins…. oh! Wow… Lovely❤

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s