El cine en tiempos de crisis

El Chico Chaplin

Hace unos días hablaba con una amiga sobre las películas que se hacen hoy en día. “Ahora se siguen haciendo pelis buenas”, me decía. Yo, en cierto modo escéptica, prefería exclamar lo contrario. Ni buenas ni malas, lo cierto es que las películas de ahora, están claramente dictadas por la era digital. La tecnología es el principal reclamo del cine actual. Las buenas historias se dejan de lado para afianzar un modelo de negocio al servicio del espectáculo sonoro-visual. Y es que el cine, en tiempos de crisis, ha de adaptarse a las preferencias del público. Pero… ¿quiere realmente el público cine como el de ahora? ¿Acaso estamos asistiendo a la transformación del modo de hacer y ver cine? ¿Está el cine en crisis?

No hay más que ver qué tipo de películas han saturado la cartelera este verano, sin ir más lejos. Por poner un ejemplo: Pacific Rim, Guerra Mundial Z (puedes leer la crítica aquí), Elysium, Red 2, Los Pitufos 2, Lobezno Inmortal, El Llanero Solitario, Expediente Warren… Claro, que también inundan los cines (aunque en menor grado y en salas pequeñas) películas de humilde presupuesto, normalmente, producciones europeas o hispanoamericanas, que por mucho que sean premiadas en festivales de todo el mundo, pasan muy desapercibidas. Tal es el caso de El Último ElvisHannah Arendt o Antes del Anochecer.

Elysium y Pacific Rim

Carteles de las películas Elysium y Pacific Rim

Ya se sabe que verano no es época de buen cine. El calor y las vacaciones suelen desplazar la calidad hacia un segundo plano. Y en sustitución, nos encontramos con costosas superproducciones que se rinden a los efectos especiales y se sirven de historias vagamente originales y supeditadas al beneficio comercial. Aunque hablo de la situación veraniega, en realidad se puede aplicar perfectamente a todos los meses del año, a excepción de un par de semanas en invierno, coincidiendo la llegada de los premios más prestigiosos del mundo del cine, los Oscar.

Parece que las buenas ideas han huido de Hollywood (y en su lugar se han plantado en la televisión). En la pantalla grande sólo hay espacio para remakes, secuelas, precuelas, adaptaciones o películas de género… muy imaginativo. Temáticas muy llamativas para exhibirse en una gran sala y que tienen asegurado el entretenimiento para el espectador, quien limitado por el costoso precio de la entrada, decide ir a pasar un buen rato durante las más de dos horas que suele durar la película.

Rec 3 gorda

Fotograma de Rec 3: Génesis (Paco Plaza, 2012)

Dentro de estas “categorías de la imaginación”, se encuentra un género que poco a poco va adquiriendo su público fiel: el terror. Una historia de terror también entretiene, pero lo hace a través de infundar el miedo, la tensión y la sorpresa al espectador. Este género ya utilizaba formas muy genuinas décadas atrás: el minucioso uso de la iluminación, que creaba un ambiente de contraste entre luces y sombras; la música en momentos importantes de la película, para añadir tensión; el juego entre los distintos tipos de planos, que sugería ciertos elementos… El cine de terror ha emergido de nuevo, y sin embargo, su técnica se ha modificado. Como todo, se ha sumado al tren de la tecnología, reduciéndose su contenido y su forma al espectáculo, es decir, al disfrute puro provocado por los efectos especiales. Que si una niña poseída, que si un monstruo, que si zombies… Ahora el terror se genera al mostrar el miedo, no al sugerirlo. Es explícito al 100%. Cuanta más sangre, mejor; cuanta más violencia, mejor; cuanta más siniestralidad, mejor; cuanto más malvados sean los monstruos/bichos/fantasmas/asesinos, mejor, y así sucesivamente. Porque nos va el morbo y nos gusta sufrir. Por mucho que cueste reconocerlo, es algo inevitable, ya que lo llevamos inscrito en nuestra naturaleza (si no, ¡¿de dónde proviene el tremendo éxito de Sálvame y demás farándulas televisivas?!). Morbo, ahí reside la fuente del éxito de este género tan de moda.

Cartel del clásico de cine Casablanca (Michael Curtiz, 1942)

Al igual que el género de terror, otros géneros como el de la ciencia ficción, la fantasía o la aventura optan por el camino fácil, el de llegar al mayor número de personas posibles, a un público de masas conformista, que busca la sencillez de los relatos y el refugio en la distracción. La historia es lo de menos, lo importante es impresionar. Es una carrera cuyo objetivo es deslumbrar cada vez más y más. Pero no nos confundamos. Esto no es malo, al contrario, pues hay que aprovechar el desarrollo tecnológico para narrar historias. El problema es que: o ya no se narran historias, o no se narran buenas historias o no se narran bien las historias. Porque, al fin y al cabo, el cine son historias. Historias que nos emocionan, nos sorprenden, con las que reímos, lloramos, nos excitamos, que nos hacen pensar, que nos aterrorizan o nos inquietan. El cine debe ser un estímulo, pero no sólo por el qué se cuenta, sino por el cómo se cuenta y por los recursos utilizados en el proceso de la narración. Casablanca, Psicosis, El apartamento, El Padrino (por nombrar las más conocidas) eran buenas historias, estaban bien contadas, y poseían un estilo propio.

Una buena película es aquella que cuya forma y contenido convergen formando un todo en un uno justificado, que queda al servicio del gusto del espectador. Pero si por algo se caracteriza el cine, es por su subjetividad. No existe la obra maestra perfecta, pues tanto la técnica como la historia, siempre acumularán adeptos y enemigos, y al final acaba imponiéndose el dictamen de la mayoría. Pero la mayoría es sabia. ¿O no?

Hay una paradoja muy insistente en todo esto del cine actual. Si tan mal está el cine de ahora, ¿por qué la mayoría de películas que se estrenan hoy en día en los cines cuentan con un presupuesto tan estratosférico? ¿Y la crisis dónde está? Está claro que la respuesta se encuentra en la misma pregunta. El cine no está en crisis. Al menos, no en el tipo de crisis al que estamos acostumbrados a imaginar. Tan solo se trata de la creatividad, que ha visto cómo es mejor aprovechada en un formato serial, es decir, en las series de televisión. No hace falta explicarlo, ¿verdad?

Walter White desnudo

Fotograma de Breaking Bad, serie de televisión (AMC, 2008 – 2013)

Ahí reside la paradoja de todo esto. El cine se encuentra en muy mala forma, y sin embargo, las películas que se hacen ahora cuentan con mayores presupuestos. Y la gente va menos al cine. ¿Dónde está entonces ese sustento financiero? ¿Cómo es posible que las superproducciones lideren este mágico negocio? Sólo puede haber una respuesta. Somos nosotros quienes hacemos que estas cintas salgan rentables económicamente. Pero, una vez más, suena contradictorio. ¿Cada cuanto vais vosotros al cine? Poneos a pensar en el precio de una entrada, y en las películas que hay para ver. En cierto modo, tenemos elección. Porque aunque en las salas de cine reinen las superproducciones, siempre hay un pequeño hueco para películas más modestas. Pero la poca difusión que estas tienen, sumado a las grandes campañas de publicidad de las películas made in Hollywood, anulan el sentido de elección del espectador, dirigiendo sus gustos hacia determinado objetivo. Y al final acabamos viendo Terminator 8 o Caperucita Roja versión steampunkAsí lo que conseguimos es ser contribuyentes de la vasta industria de Hollywood, en detrimento de esas pequeñas y desconocidas películas. No nos engañemos. Seguimos yendo al cine, sólo que en vez de ir a ver cuatro películas normalitas, decidimos ir a ver una en la que sale Brad Pitt y George Clooney volando por los aires. Y lo hacemos todos. El cine en tiempos de crisis ha dirigido al público hacia la homogeneidad. Se acabó la diversificación del espectador.

Terminator muñecos

¿Os imagináis cómo sería Terminator 8?

Esto plantea un tema muy interesante. En tiempos de crisis, la industria cinematográfica se mantiene a flote, e incluso sabe cómo aprovecharse. Las personas tienden a disminuir gastos provenientes del ocio. Acaban invirtiendo en un valor seguro, que es Hollywood. Pero es lo que queremos, ¿no? Hollywood es la fábrica de los sueños. Y todos lo adoramos. ¿Realmente hay alguien que odie Hollywood? Sinceramente, no. Porque es lo que nos gusta. Y gracias a nosotros, existe este negocio.

Cabe preguntarse una última cosa, ¿es el cine actual el reflejo de lo que queremos? ¿O es tan poderosa la industria del cine, que ha amoldado nuestros sentidos y nuestro modo de entender qué es? Yo por ahora, no he encontrado la respuesta.

Podéis seguirnos a través de Twitter en @Cineseriefilas

Publicado el 29 agosto, 2013 en Reportajes y etiquetado en , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

CineSphera

Cine y Televisión | Información, actualidad, opinión.

elGazapo

Críticas, noticias y curiosidades del cine de hoy y de ayer ¡Entérate y Participa!

Wonderful Cinema

Short reviews on high quality films. No spoilers.

Programa Piloto

El sitio de tus series y peliculas favoritas

Vengo a hablar de mi tele

Hablando se entiende la tele

LA VOZ EN OFF

CRÍTICAS DE CINE / NOTICIAS / ESPECIALES

Diario de una Cinéfila

Mi afición por el cine hecha crítica

En tu serie o en la mía

otro blog de series

No Entiendo Tu Pelo | Música, cine, verdaderas reinas del pop & alguna canción indie

Música, cine, verdaderas reinas del pop & alguna canción indie

Blog de Jack Moreno

Un blog de Joaquín Moreno sobre recursos, literatura y ciencia ficción

¡Vaya tres patas pa' un banco!

Un cajón desastre para todas nuestras ideas

Serieando.TV

TVeo, luego existo.

Seriespot

We watch different

Con el Pato en los talones

Todo lo que necesites saber sobre cine y series de TV. De siempre y ahora

Ver Ir Gustar

Blog donde encontrar qué tienes que Ver, a dónde debes Ir y qué te va a Gustar. Si conoces algo bueno, hay que contarlo.

Noticias en mundoplus.tv

Todo lo que necesites saber sobre cine y series de TV. De siempre y ahora

Los Lunes Seriéfilos

Todo lo que necesites saber sobre cine y series de TV. De siempre y ahora

A %d blogueros les gusta esto: